Prosa azul de Iván Ferreyra.

miércoles, 19 de junio de 2013

La niña que no miraba a los ojos.

Le sonaba una sinfonía en la cabeza cuando la miraban, eso no le impedía saber, podía percibir el color de los pájaros sin esfuerzo y el olor de los colibríes cuando mueren. Odiaba los sombreros que la rodeaban, sentía que silenciaban su existencia. La niña cree en motocicletas manejadas por unicornios. La niña borda la mirada de los que miran con amor, de los demás se encarga de llevarlos la motocicleta. 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario